¿Qué hacer con tu casa cuando te retires?

June 22, 2019

Si eres un nuevo retirado o simplemente estás pensando en tu retiro, una de las preguntas más difíciles que enfrentarás sobre tu estilo de vida es si debes permanecer en tu hogar actual.

 

 

Muchas personas consideran que ser propietario de un inmueble es un logro de la vida, particularmente si han pagado hasta el último peso de su hipoteca. Y sabemos que puede llegar a ser difícil imaginarse viviendo en cualquier otro lugar.

 

 

De cualquier manera, tienes más opciones de vivienda de las que podrías imaginarte. Al analizar cuánto dinero inviertes en tu propiedad y cuáles son las necesidades financieras continuas que de ella se derivan, también te darás cuenta si tienes suficiente dinero disponible cada mes para pagar por las cosas que disfrutas.

 

Dependiendo de las respuestas, es posible que quieras cuestionar tu ideal de vivienda y retiro. Pero debes tomarte tu tiempo, ya que la pregunta “¿debo quedarme o debo irme?” es una gran decisión financiera y emocional.

 

Quédate en tu hogar actual

 

Existen varias buenas razones para apoyar la decisión de permanecer en tu hogar durante tus años de retiro:

  • Seguridad financiera: si tu hipoteca ya está pagada seguramente te sientes feliz de estar libre de deudas. Además, es posible que hayas aumentado el valor de tu casa con años de remodelación o modificaciones, por lo que tu hogar podría ser tu activo más valioso, uno que quieres que hereden tus hijos (o su valor financiero si lo venden), sin embargo es importante que sepan que la transmisión de dominio en su momento tendrá un costo con impuestos asociados. Una alternativa para cubrir estos gastos, es la contratación de un seguro de vida donde tus hijos sean los beneficiarios. Ver Protectsenior

  •  

  • Conexiones cercanas: puedes permanecer físicamente cerca de amigos de mucho tiempo, la iglesia, médico y otras personas y lugares en los que confías. Si tus hijos adultos viven cerca, es posible que también quieras estar cerca de ellos y de tus nietos.

  •  

  • Apego emocional: probablemente ames tu hogar y no tengas ningún deseo de dejarlo. Esto es comprensible. Quizá hayas pasado décadas construyendo el jardín de tus sueños o remodelando cada habitación. Por lo que querrás seguir disfrutando de tu espacio.

  •  

  • Remodelaciones: es más fácil que nunca para los retirados quedarse en sus hogares, incluso si necesitan ayuda adicional; piensa en que puedes modificar tu casa físicamente, contratar cuidadores a domicilio, utilizar sistemas de tecnología para monitoreo, modificar puertas, escaleras y cualquier espacio para que sea más amable con tus necesidades actuales o futuras.

Sin embargo, aún con todas las ventajas anteriores, hay algunas otras cosas que deberías considerar. De acuerdo con datos del Índice Nacional de Precios del Consumidor del INEGI, el costo de una vivienda se incrementó en 9.9% en 2018 y aunque no hay garantía de que este año el valor de tu vivienda continuará en aumento, puedes considerarlo si quisieras venderla para irte a vivir fuera de la ciudad a un estado más tranquilo y con menos estrés.

 

 

 

Compra una casa nueva

 

Tal vez criaste a 3 o más niños en una casa con un número adecuado de habitaciones. Sin embargo todos crecieron y ahora hay solo dos de ustedes y la reducción de tamaño puede ser atractiva.

 

Comprar un nuevo lugar podría incluir mudarse a una casa más pequeña en tu ciudad actual o comprar una casa de campo en un lugar que te guste. Algunas razones para hacer una mudanza incluyen:

  • Flexibilidad financiera: si vendes tu casa actual y compras una más barata en efectivo, estarás libre de hipotecas. Además, es posible que te quede dinero para otras cosas que son importantes para ti, como viajar, gastos médicos extraordinarios o ayudar con los gastos universitarios de tus nietos. Existen excelentes opciones de inversión patrimonial y con beneficios fiscales como Protect Senior de JI Consultores

  •  

  • Flujo de efectivo más saludable: si necesitas más dinero para tus gastos diarios de lo que razonablemente puedes retirar de tus ahorros de retiro, puedes aprovechar tu capital con un préstamo / línea de crédito hipotecario, denominado hipoteca inversa. Sin embargo, cambiar tu casa por una menos costosa y ahorrar la diferencia podría ser una opción mucho más rentable.

  •  

  • Mayor libertad: una casa más pequeña a menudo significa menos tiempo de limpieza, jardinería y/o mantenimiento. Si compras un condominio, puedes incluso estar completamente exento de tareas como arreglar el césped y manejar reparaciones exteriores, además de contar con mayor seguridad.

Aún con todas estas ventajas todavía debes considerar detalles como que una casa más pequeña o un condominio puede hacer que sea un poco más difícil alojar a huéspedes y familiares durante las vacaciones o las fiestas.

 

 

 

Renta un lugar

 

¡Como inquilino, tienes mucha flexibilidad! Puedes alquilar un departamento, un condominio o una casa. Considera alquilar si tú:

  • No estás seguro de quedarte: si decides mudarte a otro estado del país, pero no estás seguro de que te vas a quedar por más de cinco años, el alquiler puede tener más sentido económico. Comprar una casa cada tres o cinco años te dará muchos gastos de financiamiento y bienes raíces, así como impuestos correspondientes. Además, no estarás en ese lugar el tiempo suficiente para acumular mucho capital antes de venderlo. Y como inquilino, tampoco tendrás que hacer un pago inicial, quizá solo un depósito y un par de rentas adelantadas, permitiendo una mucho mejor inversión de tu capital. En JI Consultores podemos hacerte un estimado dependiendo del monto de tu inversión.

  •  

  • ¿Quieres hacer una prueba? Rentar te permite probar diferentes opciones. Puedes ver cómo es vivir en una gran área urbana, una pequeña ciudad costera, una casa más pequeña o un condominio de un nivel. Si las nuevas tierras no son de tu agrado, puedes moverte sin obligación, aun cuando firmes un contrato por determinado tiempo, si decides irte, puedes hacerlo dejando a cuenta el depósito o respetando las cláusulas de tu contrato. Con una inversión adecuada, el costo de la renta puede cubrirse perfectamente con los rendimientos y mantienes una liquidez que no te brindan los inmuebles. 

En este último caso sobre todo considerando que inviertes la totalidad de del producto de tu casa anterior, debes mantener una disciplina con control de gastos para no tomar nunca más allá de los rendimientos e incluso si se puede menos mejor.

 

Al final siempre hay algunas cosas que deberás considerar antes de tomar cualquier decisión.

 

Por ejemplo, una renta también requiere que pienses en que si tienes un animal de compañía debes llevarlo contigo, ya que muchos arrendadores no aceptan mascotas, o en que las reuniones familiares no podrán ser tan grandes como antes porque tu espacio se verá reducido.

 

¿Qué puedes hacer después?

 

Haz una lista de los pros y los contras para cada opción de vivienda, luego compártela con tu pareja para estar seguros de que quieren lo mismo. Y si necesitas ayuda financiera y más consejos para tomar tu decisión, puedes contactarnos al 55 36 83 92 38 en la Ciudad de México o hacer click aquí.

 

Fuente: Prudential Seguros 

 

Fuente: Prudential Seguros

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts